Y entonces apareció él, el buenpadre.

Y entonces apareció él, el buenpadre.

Después de dar a luz lo veía todo más negro si cabía. Vale, ya no tenía un panzón, pero tenía un complemento que para los hombres que me cruzaba era como un repelente.
Mi prioridad siempre ha sido, es y será Diego, y eso había gente que no lo entendía.

Conocí a un chico que casualmente se interesó en mí, pero claro… Yo quería decirle que era madre de un precioso bebé cara a cara, ya que así podía sopesar su reacción sin que hubiesen malentendidos por el mundo 2.0.

Llevábamos hablando semanas y semanas todos los días, y yo se lo dejaba caer muchas veces ‘romperse un hueso no es nada con el dolor que he pasado yo físicamente hace no mucho‘, ‘yo antes dormía 14 horas al día y ahora no me puedo permitir dormir tanto‘ y demás pullas que le dejaba caer sin aparente resultado.
Una noche, sin rodeos me mandó un mensaje diciéndome ‘¿tienes un hijo?‘ a lo que logicamente le contesté que sí, y que cómo lo había sabido. Me dijo que estaba cantao y entonces yo le pasé una foto de mi bebé, a lo que me respondió que era precioso pero que (OJOCUIDAO) con un hijo es casi imposible tener un relación.
¿Perdona? Entonces qué pasa, ¿que yo me tengo que quedar soltera toooooda la vida ya?
Le contesté que por qué, que me diera una razón de peso, a lo que el me contestó: porque tu prioridad no voy a ser yo, va a ser siempre él.
NO-ME-DI-GAS.

El chico después de enterarse de que era madre.

Rompí a llorar, decepcionada, dolida, frustrada. JODER, CLARO QUE DIEGO ES MI PRIORIDAD, Y LO VA A SER SIEMPRE.
Me preguntaba cómo podía haber alguien tan sumamente egoísta, y no puedo describir como me sentí, rompí a llorar. 
Le dije que no siguiera, que no quería leer más gilipolleces, y ahí se quedó la cosa.

La gente parecía que sabía la parte mala del cuento, pero no sabía lo maravilloso que es un abrazo de un bebé, una mirada que no tiene un ápice de maldad, una sonrisa con la que se te van hasta los dolores, el que te agradezca el amor que le das sin necesidad de decir una palabra… Mido las cosas malas y las cosas buenas y ganan las buenas por goleada.

Entonces apareció él, apareció Néstor.





Sin conocerme de nada me felicitó en mi cumpleaños y le dijo a una amiga en común que yo le gustaba (sabiendo desde el minuto 0 que Diego existía).
Mi amiga me lo dijo a mí y yo le dije que no estaba mal, pero que yo ya estaba con el escudo puesto porsiaca.
Dudando mucho, le di mi teléfono y empezamos a hablar (yo super reacia por la mala experiencia anterior) pero poco a poco se iba ganando mi confianza y mi interés.
Días después dejé a Diego con una amiga y me fui a cenar con Néstor. 
Desde el primer segundo hubo complicidad, sonrisas, miradas, risas, conversaciones… Que hablaban por sí solas.
Después de cenar le dije que si le apetecía que recogiéramos a Diego, a lo que el me dijo que por supuesto, que tarde o temprano lo iba a conocer y prefería que fuera antes.
Lo recogimos y a Diego le encantó desde el primer momento, se dejaba coger y jugar con él.

Y ahí estaba, LA ILUSIÓN.


Me despertaba todos los días con ilusión, pero también con miedo, miedo a que me pasara lo mismo, o peor, miedo a que pudiera pasarle algo a Diego por mi culpa.
Pero cedí y confié, con pasos largos pero firmes, y seguimos y seguimos…
Tiene detalles conmigo y con Diego que yo solo creía que pasaban en las películas, detalles día a día, hora a hora y minuto a minuto.
Cuando estamos juntos él me pide bañar al bebé, le da la comida, lo viste, lo duerme, lo cambia… Hace todo, y lo más importante es que lo hace porque le nace, porque le gusta y porque él quiere.

Hemos tenido momentos geniales y no tan geniales como todas las parejas, pero eso nos hace fuertes y nos consolida todos los días.
Juntos vamos a enseñarle a Diego el valor del amor, del respeto, de la felicidad. Vamos a jugar, vamos a educarlo, vamos a ser muy muy muy felices.

Hoy en día estamos comprometidos, y en menos de un mes nos casamos. Va a adoptarlo, y no seremos una familia perfecta, pero somos una familia FELÍZ.

Esta entrada tiene 13 comentarios

  1. Joder nena… no hay palabras para poder expresar la felicidad que ha brotado en mi cuando he leído estas maravillosas palabras. Ya te dije en su momento que mi mayor ilusión es poder hacer de ti una mujer feliz y de Diego un buen hombre. Os siento míos, mi familia y eso nada ni nadie me lo va a quitar. Todo lo que pueda hacer por vosotros siempre va a ser poco porque os merecéis todo lo bueno que os puede pasar. Como tu bien dices no somos una familia perfecta, pero de eso se trata, de no ser perfectos, sino de ver nuestros errores, asumirlos, corregirlos y crecer, los tres (por ahora), para ser felices juntos.

    Otra cosa que me gustaría decir es que tu capacidad para expresar lo que sientes es magnífica. Deberías aprovecharla para poder relatar algo grande. Por lo menos intentarlo. Creo que podrías ser una gran escritora.

    Te amo enana

  2. Wow! Vaya… Me e quedado boquiabierta si con el anterior me he emocionado con este ni te cuento, que preciosa historia, y que bonito que nestor sienta tal sentimiento. Yo tambien creo que una mama despues si algun dia se separa, es cssi imposible encontrar a alguien de verdad que acepte al bebe, pero veo que me equivoco, cada vez son mas los casos como el tuyo! Y me encsnta. Mil felicidades a los 3. Besitos

  3. Pon un Nestor en tu vida!!! Jajaja
    Que bonita historia…espero que esto solo sea el principio de la maravillosa vida que os espera juntos. Os la merecéis! Un besazo!

    1. Jajaja, y seguimos al pie del cañón, amiga. Gracias por estar con nosotros siempre, aunque sea en la distancia. Besos a puñaos, mi niña.

  4. Mika soy María Elena Echeverri Lozano ; es que la cuenta de google la abrió mi marido y yo no tengo todavía la mia .

    Por Dios he llorado de emoción , sobre todo por eso de que lleve el apellido de Néstor ; a pesar de conocer la historia me conmoví mucho de ver tanta ilusión , pero a la vez sentir que tienen los pies sobre la tierra y saben que la convivencia, el día a día , la rutina , las crisis económicas , las diferencias de criterios , los egos y muchos detalles externos, formarán parte de ese proyecto que inician y que ojalá dure por toda la vida . Diego tiene en Néstor un padre que lo concibió con el corazón y estoy segura que cuando nazcan sus hermanitos , será el niño más feliz del mundo . Enhorabuena !!

    1. Gracias, Maria Elena. Nos conocemos muchos años y me has visto caer, tú bien sabes todo lo que pasamos desde el principio. Eres tan transparente que me encanta. Gracias por alegrarte tanto por nosotros, se que lo haces desde el corazón. Besos babosos de parte de la familia González

  5. Ay mi niña, no sabes cuánto me alegra leerte así de feliz. Te lo mereces muchísimo, y más por la lección de fortaleza que nos has dado a todos. Todavía recuerdo a aquella niñita que conocí hace ya tantos años y no sabes qué orgullosa me siento de ver que te has convertido en una mujer maravillosa, una hija increíble y una madre excepcional.

    Se que seréis felices y nada de familias perfectas, esas no existen. Lo más bonito es aprender cada día a ser un familia y cuando os caigáis, levantaros juntos y seguir aprendiendo. Diego va a tener a los mejores padres del mundo. Y, cómo no, a la mejor de las abuelas.

    Felicidades familia!!!!!

    1. Leo esto ahora, qué vergüenza!! Muchas gracias, Mónica. La vida da unas vueltas tremendas y así como un día estás en lo más bajo, con el tiempo remontas y tocas el cielo. Releo esto y aún me estremezco de recordar todo el tiempo que estuve mal, triste… Vacía.
      Gracias por todo, un abrazo fuerte a las brujis.

  6. Mika soy Ches y estoy emocionada sniffff, qué bonito escribes Mika, tan sencillo y tan claro pero llega al corazón directo. Os mereceis los tres ser felices

    1. Ays, Ches, muchas gracias bella. Escribo con el alma, tal y como lo siento. Un beso muy muy gordo.

Deja un comentario

dos + 6 =

Menú de cierre