Tú eres bueno, tú eres guapo, tú eres importante.

Tú eres bueno, tú eres guapo, tú eres importante.

Hoy os voy a escribir de algo que a mi parecer resulta muy MUY importante: Potenciar el autoestima del niño.



Yo he tenido el autoestima por el suelo, y ha sido algo que ha condicionado de forma directa mi adolescencia, haciéndome una persona muy vulnerable y manejable, con la que la gente hacía lo que quería. Hoy en día no tengo el autoestima que me gustaría, pero ya no me dejo pisar, no lo permito. Me ha costado años cambiar esto, por eso quiero que mis hijos crezcan sabiendo lo que valen.

Yo le potencio mucho las cosas que tiene Diego especiales, físicamente hablando.
Él tiene Glositis Migratoria Benigna (lengua geográfica, coloquialmente hablando. Es que la lengua muda la piel, poniendo formas o ‘dibujos’ blancos en su superficie, a Diego le suelen cambiar cada 3-4 días) eso es algo que cuando se lo diagnosticaron me dijeron que era para siempre, que no iba a tener ningún problema de salud, que es una afección estética, pero que los niños son crueles, y si ven que él tiene algo que ellos no, pueden tomarlo como una vía para meterse con él. Así que cada vez que le cambia le pido que me la enseñe, le digo que me encanta, que ojalá yo la tuviera porque son unos dibujos super originales (realmente es flipante) y él va super contento enseñándonos la lengua.

La lengua de Diego.
También tiene el pelo super ultra rizado, a él le gusta, y nosotros no hacemos más que decirle ‘nos encantan tus rizos, ojalá lo tuviéramos nosotros tan chulo’ (y es verdad, yo tengo el pelo liso y siempre he querido tener un rizo tan bonito como el suyo).
Le solemos preguntar si quiere cortárselo, y nos dice que no. 

Quitando la parte física, hacemos que sepa que él puede hacer lo que se proponga. Últimamente le cuesta colgar su abrigo en la percha, y cuando se le cae dos veces me viene entristecido/frustrado diciéndome que él no puede colgarlo, a lo que yo le contesto ‘claro que puedes, puedes hacer todo lo que te propongas, si quieres mamá te ayuda‘ y le enseño a hacerlo. O en su defecto, cuando lo cuelga bien a la primera le aplaudo y le digo ‘¡olé, eres un máquina, lo has hecho tú solito!’.


Cuando trajo los trabajos que había hecho en clase en el primer trimestre (todo dibujos) le dije ‘vaya, qué pasada, cada vez coloreas y dibujas mejor‘ ‘Es increíble, qué colores más bonitos has utilizado’ ‘me gusta lo que te has esforzado, me encanta cómo has trabajado’

Diego nos ayuda con las tareas de casa, pone la mesa para cenar y siempre recoge su plato, así que le digo ‘gracias por colaborar, eres muy curioso’. O cuando hago yo mis cosas, como tender, lavar, planchar, cocinar… Le pregunto si me quiere ayudar, si me dice que sí, al terminar le digo ‘gracias por ayudarme, sin ti hubiera tardado el doble’ (que a lo mejor hubiese tardado la mitad)
‘¿te gusta como nos ha quedado la tarta? Está muy bonita‘ ‘he disfrutado mucho haciendo estas galletas contigo’


Cuando por el contrario se equivoca en algo, no quiere recoger, no quiere secarse el pelo, o tiene una pataleta, le explicamos por qué hay que hacer esas cosas, y cuando lo entiende ‘gracias por entenderlo, eres muy comprensivo’.


Todos los días le habla al bebé, le acaricia, le dice que salga ya de la barriguita de mamá, que está deseando jugar con él y cuidarlo… A lo que yo le contesto ‘Eres muy bueno, vas a ser un gran hermano mayor, el mejor del mundo’


Cuando elige su ropa o el juguete que se quiere llevar a la calle ‘te respeto, respeto tu decisión’ ‘¿Te hace feliz? Adelante’.


Y ya la parte más importante: Que sepa lo querido que es.  ‘me encanta estar contigo’ ‘te quiero más que a nada’ ‘para mí eres lo más importante’ ‘no hay dos como tú’ ‘eres único’ ‘me lo he pasado muy muy bien jugando contigo en el parque’ ‘disfruto cuando vemos una película juntos’… 


Es increíble la reacción positiva que tiene cada vez que le digo cualquiera de estas frases que a mí no me cuestan nada. Sonríe, se crece, se come el mundo. Algo tan simple como mostrarle lo que es, cómo es, reforzarle positivamente… Está haciendo que sea un niño que sabe que puede con todo, un niño fuerte, un niño al que no le importa lo que la gente diga de él, tiene orgullosas a las personas que más quiere, ¿para qué más?

Deja un comentario

trece + 3 =

Cerrar menú