De espaldas, mejor. #AContramarchaSalvaVidas

Hoy día, mis hijos viajan seguros, pero no siempre fue así.

Cuando mi hijo mayor agotó el maxicosi, más o menos con catorce meses, lo pasé a una silla de grupo 1-2-3 a favor de la marcha.
Yo la compré pensando que era segura, ninguna madre compra algo que puede hacer daño a sus hijos de forma consciente.

 

Cuando Diego tenía cerca de los tres años, me topé de casualidad con la historia de Gabriel el Vikingo y la leyenda de la ola verde.
Mi hijo tenía casi la misma edad que tenía Gabriel cuando sufrió el accidente de coche que pocos meses después le hizo perder la vida.

Busqué mucha información, pregunté mucho a asesores de SRI e incluso llegué a hablar de esto con un bombero. Realmente quería que alguien me dijese que esto de ir a contramarcha es una moda, pero no. Me encontré con estudios, con artículos y con gente entendida a la que hoy día agradezco de corazón el haberme abierto los ojos.

En ese momento no disponía del dinero que cuesta una silla a contramarcha, pero sí que tenía un carricoche caro, un iPhone, un ordenador, una Smart TV… Y empecé a pensar que si hubiese tenido esa información antes, claramente hubiese priorizado la seguridad de mi hijo. Pensaba que si teníamos un accidente una de las muchas veces que cogíamos la autovía a la semana, quizá mi niño no sobreviviera gracias a una silla a favor de la marcha.

Empecé a ahorrar como una loca, y cuando no tenía más remedio que viajar con Diego, lo hacía con el corazón en un puño. Me aterrorizaba tener un accidente, no me sentía segura porque sabía que mi hijo no iba seguro.

Con casi cuatro años, le compramos una silla que iba a poder usar muchos meses hasta agotar el peso o la talla.
Y cuando nuestra hija menor agotó el maxicosi, la pasamos a la silla de su hermano mayor y a él le volvimos a comprar otra con un poco más de vida útil. Y es así como nuestro hijo, a dos semanas de cumplir seis años, sigue viajando a contramarcha.

Y hemos escuchado muchas afirmaciones y preguntas que siempre intentamos contestar lo mejor posible, con toda la información de la que disonemos, como por ejemplo:

  • ¿Y si me dan un golpe por impacto (por detrás)?
    Para que eso pase, el coche tiene que estar parado o circulando en la misma dirección que la persona que nos impacta.
    Si el coche está parado, no hay fuerza en ningún sentido. Es cierto que la cabeza del niño tiende a ir hacia la luna trasera, pero sin ninguna fuerza que tire de ella, no como pasa con un golpe por delante.
    Si el coche está en movimiento, aumenta la aceleración, pero no de forma tan brusca.
    Lo que realmente es peligroso es la desaceleración brusca, frenar de golpe o chocar de frente contra algo.
    Llevando un SRI AFM, en un impacto, frenazo o choque, el cuerpo, sobretodo de menores de cuatro años (que no están desarrollados como los mayores), no puede absorber la energía y la fuerza, lo que hace que pueda tener secuelas irreversibles.
  • ¿Tus hijos no se aburren mirando hacia el asiento todo el rato?
    No, ellos tienen toda la luna de atrás, además de las ventanillas. Ven incluso más que yendo a favor de la marcha.
  • A partir de cuatro años, ¿no van incómodos?, ¿caben sus piernas?
    Ellos mismos se encargan de coger una postura cómoda, y por nuestra experiencia, es más cómodo apoyar las piernas en una superficie que llevarlas colgando.
  • Si mi hijo viaja dándome la espalda, no lo veo por el retrovisor.
    Existen espejos que se colocan en el reposa cabezas del asiento de atrás. Se pueden comprar en amazon, aquí tenéis un ejemplo.
  • Si es legal viajar a favor de la marcha no será tan importante, ¿no?
    Hace no tantos años, también era legal viajar sin cinturón. Que sea legal no significa que sea seguro.
  • ¿Por qué la RACE cataloga de ultra seguras algunas sillas AFM?
    Porque la RACE obtiene financiación económica de ciertas marcas. La AEPED recomienda las galletas Dinosaurus porque la marca paga, eso no significa que sean buenas.

 

 

 

Siempre lo digo, la información no sólo es poder, es un derecho, y más tratándose de la seguridad de nuestros hijos e hijas y de algo tan serio como puede ser un accidente de coche.
Os dejo aquí el enlace a una web que está repleta de explicaciones y también a un grupo de Facebook con asesores de SRI que ayudan de forma altruista a buscar la mejor opción para cada familia.

Página A Contramarcha Salva Vidas:
http://www.acontramarchasalvavidas.es

Grupo de Facebook:
https://www.facebook.com/groups/1004581442888686/

Deja un comentario

13 + 11 =

Cerrar menú